CRONOLOGIA DE ZELDA BREATH OF THE WILD – OFICIAL

cronologia de zelda breath of the wild

Y ha llegado el momento de resolver una de las grandes incógnitas que rodea a uno de los videojuegos más exitosos del último tiempo: la ubicación en la cronología oficial de la saga de Breath of the Wild. Mucho se habló al respecto antes y después de su lanzamiento. Grandes preguntas surgieron, preguntas que fueron respondidas de forma oficial gracias a la llegada del libro Creating a Champion, enciclopedia que explica a detalle toda la historia de Breath of the Wild que trae consigo una cronología completamente renovada. Eso es lo que te traemos a continuación, la cronología explicada al detalle de Zelda Breath of the Wild. Somos N Deluxe comencemos.

La cronología de Zelda Breath of the Wild se divide en seis grandes eras. La primera es la Era de los Mitos en el Pasado remoto, luego nos encontramos con la nueva Era de la Prosperidad hace más de 10mil años, después se marca un punto importante conocido como “Las señales del retorno de Ganon” hace poco más de 100 años, tras aquello ocurre el “Gran Cataclismo” hace exactos 100 años, hasta llegar a la era actual que es conocida como “El despertar del Héroe”.

Cronologia de zelda breath of the wild
Cronología de Zelda Breath of the Wild

Era de los Mitos (Pasado remoto)

El reino de Hyrule tiene una larguísima historia a sus espaldas. Tan larga que los sucesos que llevaron a su fundación y sus primeros años han caído en el olvido y ahora son mera leyenda. Los recurrentes periodos de prosperidad y declive han hecho imposible saber qué mitos se basan en hechos históricos y cuáles son simples cuentos de hadas. Aún así, diez mil años es una cantidad de tiempo extraordinariamente larga, y todo lo que queda de entonces es la leyenda en sí. Todos los documentos oficiales sobre el último regreso de Ganon y los periodos cercanos fueron destruidos durante el Gran Cataclismo, así que no queda ningún registro al respecto.

La era de los mitos nos cuenta que el reino de Hyrule floreció gracias a la familia real de Hyrule. Son las leyendas que se nos muestran en cada uno de los videojuegos que antecedieron a Breath of the Wild. Hoy, todo aquello que fue parte de la compleja cronología que les contamos en nuestras series sobre la Cronología de Zelda, ahora son solo leyendas para los habitantes del Hyrule de Zelda Breath of the Wild, leyendas que no son del todo claras y que solo quedan escasos vestigios. Los hyruelanos de hoy no saben a precisión qué fue lo que sucedió en este pasado remoto. Lo único que ellos tienen certeza son las historias que han pasado de generación en generación gracias a la voz de los sabios y los reyes.

ubicacion zelda breath of the wild en la cronologia de zelda
Zelda Breath of the Wild Ubicación en la Cronologia de Zelda

En la era de los mitos, una tribu fue elegida para una divina misión. Los sheikah fueron enviados por la diosa Hylia para proteger su forma mortal reencarnada, acontecimientos que ocurrieron previo a la fundación del Reino de Hyrule. Se dice que esta fue una antepasada de la familia real de Hyrule, motivo por el cual los Sheikah la han protegido del peligro durante muchas eras y han recibido la misión de transmitir las leyendas y su conocimiento.

El clan sheikah ha servido a la familia real desde las sombras y los ha ayudado a mantener la prosperidad en Hyrule. A lo largo de la historia ha habido ocasiones en que se han manchado las manos con actividades cuestionables como asesinatos y ejecuciones. Es posible que su historia implique un ciclo, uno sangriento.

Tanto los hylianos como los sheikah adoran a la diosa Hylia, madre creadora de las diosas doradas que dieron origen a la Trifuerza.

Nabooru, sabia Gerudo de las leyendas, contaba que en el Desierto nació un hombre, quienes nacen solo cada 100 años, y como sus normas lo mandan, este nace destinado a ser rey. Este Rey llamado Ganondorf, tras desatar todo su poder, se convierte en Ganon, una bestia de las tinieblas y pone el reino en peligro. Entonces la princesa de Hyrule y un héroe elegido unen fuerzas para sellarlo. En lo que parece un ciclo infinito de luz y oscuridad, Ganon continúa reviviendo y siendo sellado.

Gracias a los monumentos Zora se puede saber que en el pasado remoto nació en el seno de la familia real Zora la Princesa Ruto. Se convierte en sabia y luchó junto al héroe y la princesa para sellar a Ganon. El monarca, poco diestro en el arte de la guerra, viste una armadura fabricada por la reina en la que ha tejido una de sus escamas blancas. Así repele una invasión de lizalfos y se inicia una nueva tradición entre los zora. La princesa zora tejerá siempre la armadura que llevará su amado.

Monumentos Zora que explican parte de la historia de Hyrule

Ya en aquellos años los Goron vivían apartados del resto de tribus Hylianas y obedecían a un jefe.

La historia también nos cuenta que en el pasado remoto los Sheikah operaban a espaldas de todo, actuando como sombras a las órdenes de la familia real. Eran encargados de llevar a cabo misiones de asesinatos y de toda índole oscura. Los miembros de esta tribu transmiten de forma oral todas las leyendas sobre Ganon y la familia real Hyliana. Este clan crece en conocimientos y sus avances tecnológicos llevan a Hyrule a una era de prosperidad.

Los actuales habitantes de Hyrule no saben mucho más sobre ese pasado remoto, por lo cual con el gran avance de la tecnología Sheikah, marcan el comienzo de la Era de la Prosperidad que se enmarca hace más de diez mil años.

Era de la Prosperidad

La civilización avanza a pasos agigantados gracias a la tecnología Sheikah. Los zoras se asientan en lo que hoy se conoce como la Región de Lanayru. Estos juntos al pueblo de Hyrule unen fuerzas para construir el embalse oriental. Como se cuenta en uno de los monumentos Zora, en este punto de la historia ocurrió una lluvia tan fuerte que produjo inundación muy grande que desbordó el rio Zora. El caudal produjo destrozos en el reino. Algunos miembros de la tribu fueron arrastrados por la corriente y se vivieron momentos de auténtico terror. Así las cosas, el monarca Zora decidió solicitar ayuda al Rey de Hyrule para hacer frente a las constantes inundaciones. Fue entonces cuando ambos soberanos acordaron construir el embalse oriental, nombrado como Embalse de Rutela en honor a una reina de los zoras que rigió en el pasado remoto. Logran completar el proyecto en un solo año. Desde entonces los Zoras gestionan los niveles de agua del reino. Las tribus comenzaron a colaborar entre todos para mantener esta prosperidad.

El reino de Hyrule ha crecido mucho desde tiempos ancestrales, pero su historia se cruza irremediablemente con un ser que trae destrucción y acaba sellado, solo para volver y traer el cataclismo una y otra vez, Ganon.

Pero Ganon no es la única constante en la historia cíclica de Hyrule. En todas las eras donde vuelve para sembrar el caos, nacen dos figuras destinadas a proteger el reino: un guerrero con alma de héroe y una princesa de poder sagrado por ser la reencarnación de la Diosa Hylia.

Con el tiempo el reino llegó a ser tan avanzado a nivel cultural y tecnológico que ni siquiera los monstruos que quedaban en Hyrule suponían una amenaza para sus habitantes, pero Ganon resurgió de manera inevitable y amenazó con destruir todo lo que habían creado hasta entonces. No importa cuan avanzado fuera el reino, el poder de Ganon solo podía ser detenido por el héroe y la princesa sagrada.

Los Sheikah, al servicio de la familia real de Hyrue, quisieron ayudar. Para ello desarrollaron soldados mecánicos a los que llamaron “guardianes”, y cuatro armas colosales denominadas “Bestias Divinas” que serían pilotadas por guerreros elegidos, los “Campeones”. Los guardianes protegerían al héroe y a la princesa, mientras que los ataques de las bestias divinas mermarían el poder de Ganon. El héroe asestaría entonces el golpe final con la Espada Maestra, siendo la princesa, heredera del poder sagrado, la que confinaría a Ganon para iniciar una nueva era de paz.

Esta batalla aconteció hace exactos 10mil años. Quién era tal héroe se desconoce, pero su hazaña se ha transmitido en forma de leyenda de generación en generación en forma de balada y tapices.

Historia de Zelda Breath of the Wild Hace 10.000 años

En esta época en la que los sheikah ayudaron al héroe y a la princesa a acabar con Ganon, sus capacidades tecnológicas superaban por mucho a las de sus vecinos hylianos. Hasta ese momento, el poder sagrado de la familia real los convertía en la autoridad dentro de Hyrule. Sin embargo, dado el ciclo de prosperidad y declive en que vivía el reino, su tecnología no estaba a la par con la de los sheikah, lo que creó un desequilibrio colosal entre ambos pueblos. En particular, su habilidad para crear y controlar gigantescas estructuras mecánicas, capaces de reunir un poder tan enrome como para subyugar a Ganon, se consideraba a la altura del poder de las diosas doradas, motivo por el cual las gentes de Hyrule empezaron a temerles.

Pronto el Rey de Hyrule, se vio asaltado por pensamientos de traición. Siente que poseer tal grado de tecnología sería una amenaza para el reino, y que sería una excusa para el levantamiento de tribus contra la corona. Por esta razón prohíbe la tecnología e inicia un proceso de represión y persecución hacia los sheikah. Todos sus laboratorios son clausurados, sus investigaciones fueron canceladas y sus datos fueron destruidos. Se inicia una ardua persecución hacia sus mejores científicos, quienes fueron expulsados del reino y vigilados de cerca. Cualquiera que se atreviera a oponer resistencia recibía un duro castigo, incluida la pena de cárcel. Los calabozos del castillo se repletaron de sheikah víctimas de la represión.

Así mismo, las bestias divinas fueron enterradas en las profundidades de diversos lugares de Hyrule, y los guardianes fueron encerrados en enormes pilares que se ocultan bajo el Castillo. Manteniendo así esta amenazante tecnología lejos de los pueblos.

Esta represión condujo a cambios drásticos en el pueblo sheikah, que terminaron derivando en la división de la tribu. Una facción pacífica y otra rebelde. Un bando decide vivir de manera pacífica aceptando las restricciones que les habían impuesto respecto de su larga relación con la familia real. Construyeron un poblado oculto, ahora conocido como Aldea Kakariko y vivieron allí en secreto.

Quienes rechazaron con violencia el decreto del rey formaron un grupo de guerreros que se especializó en el asesinato, el oscuro propósito original de los sheikah. Con el tiempo, decidieron ayudar a Ganon cuando este resurgiera nuevamente. Se retiraron a la lejana región de Gerudo, fuera del alcance del reino de Hyrule, y formaron el Clan Yiga.

La misión de proteger a la familia real siguió en la sangre de los Sheikah pacíficos. Este propósito original seguiría tan presente en sus vidas que han continuado la tarea que se les encomendó largo tiempo atrás. Incluso después de haber sido expulsados de la capital, razón por la que algunos se convirtieron en monjes. Otros decidieron continuar con sus investigaciones en secreto mientras rinden pleitesía a la familia real, así manteniendo viva la llama de la investigación.

Entre los miembros del clan sheikah del pasado hubo más de un centenar de monjes al servicio de la diosa Hylia. Después de contribuir a sellar a Ganon, se ofrecieron para garantizar el bienestar de Hyrule en el futuro. Construyeron santuarios por todo el reino que incluían pruebas para entrenar al héroe en su preparación para el inevitable retorno de Ganon. Allí continuaron esperando al héroe, practicando el ascetismo hasta el punto de morir y quedar momificados.

Tras sellar a Ganon, y una vez pasada la crisis, el reino de Hyrule disfrutó de diez mil años de paz. Hasta que hace poco más de 100 años atrás, comienzan las señales de un nuevo retorno de Ganon.

“Señales del Retorno de Ganon” (Hace poco más de 100 años)

Han pasado diez mil años. El recuerdo de la batalla se ha convertido en leyenda y el Cataclismo ya no es más una sombra maligna en un cuento de hadas. Los únicos restos que quedan de la historia son algunos registros y canciones transmitidas por los poetas de la corte.

Pero aunque el reino ya no posee la tecnología del pasado ni se puede considerar una civilización avanzada, ha crecido mucho como el núcleo que une el resto de la tierra de Hyrule. Los jóvenes de los pueblos de todas las zonas aspiran a visitar el castillo algún día, cumplir grandes gestas y volver a casa como héroes.

ciudadela de hyrule zelda breath of the wild hace 100 años
Ciudadela de Hyrule Zelda Breath of the Wild hace 100 años

Un día, una preciosa princesa nació en el seno de la familia real, siendo sus padres el Rey, Rhoam Bosphoramus Hyrule, y la reina. La llamaron Zelda, como es tradición en la familia real.

El pueblo de Hyrule celebró su nacimiento y deseó que fuera el símbolo de una prosperidad aún mayor, aunque ese deseo terminó siendo efímero. Al poco de llegar la princesa, una adivina predijo que el desastre estaba apunto de caer sobre Hyrule: “Numerosas señales evidencian el retorno de Ganon”. Después de tantos siglos, e incluso milenios, la resurrección de Ganon estaba cerca. No obstante, había esperanza en la profecía de la adivina: “El poder para plantarle cara sigue latente en el reino”.

La adivina, quien se cree era la madre de Zelda debido a que las reinas de Hyrule poseen poderes premonitorios, predijo que encontrar los artefactos ancestrales que habían sido clave en la última batalla para detener al cataclismo hace diez mil años, sería una contramedida crucial para la lucha venidera. El rey hizo caso a sus palabras, por lo que solicitó ayuda del clan que había creado aquellas máquinas, los sheikah, quienes fundaron un instituto de investigación bajo el control directo del castillo de Hyrule e iniciaron la excavación y el análisis de los artefactos ancestrales. Como resultado de sus esfuerzos, fueron descubiertas cuatro enromes máquinas: las bestias divinas. Sus nombres estaban grabados en su interior y coincidían con los que se contaban en los antiguos mitos. Al mismo tiempo, se desenterraron también numerosas armas autónomas conocidas como guardianes. Estos hallazgos demostraban que el sello sobre el cataclismo no era ninguna leyenda ni cuentos de hadas sino una terrorífica realidad, y de ese modo empezó a calar la gravísima naturaleza de la situación en la que se encontraban.

La profecía cargó una gran presión sobre los hombros de la pequeña Princesa Zelda. Las princesas de la familia real poseían un poder sagrado, y el suyo sería necesario en la batalla que se avecinaba. La propia reina también poseía este poder y tenía la intención de enseñarle a Zelda como despertarlo y hacer uso de él. Pero cuando la princesa cumplió los seis años, la reina murió repentinamente antes de poder trasmitirle todos sus conocimientos.

Con el objetivo de crear medidas profundas contra el cataclismo, se fundó un centro de investigación bajo el control directo del rey. El castillo de Hyrule contaba con una cantidad de energía ancestral que era mucho más valiosa que el dinero y que fue de vital importancia para activar los artefactos. Esa energía y el descubrimiento de la ancestral Piedra Sheikah resultaron ser claves para la investigación. Los sheikah Prunia y Rotver fueron los jóvenes brillantes que lideraron la investigación, la princesa Zelda se unió a ellos al poco tiempo.

Había cierta preocupación porque Prunia cometiera alguna imprudencia dados sus agresivos métodos de investigación, de modo que su hermana pequeña Impa se convirtió en la supervisora del proyecto en calidad de consejera real y la responsable de vigilar los trabajos.

El clan sheikah guardó registros secretos de los lugares donde fueron enterradas las bestias divinas, dos de estos documentos lograron sobrevivir al paso del tiempo. Uno decía que la bestia divina Vah Ruta se hallaba en la región zora, mientras que la bestia divina Vah Naboris se encontraba en el cañón de Gerudo. Cuentan las historias que la tercera bestia divina se encontró en la Montaña de la Muerte y la otra cerca del poblado orni.

La excavación de estas zonas llevó a descubrir a los guardianes, que fueron desenterrados por el centro de investigación. Rotver, que lideraba el análisis de los guardianes, empezó a realizar pruebas con estas máquinas. Después de muchos esfuerzos, lograron volver a activarlos.

Un documento que se ha conservado indica que, en la antigüedad, los guardianes se almacenaban en cinco pilares bajo el castillo de Hyrule, Sin embargo, pese a realizar una búsqueda exhaustiva en la zona, no encontraron rastros de estas columnas.

Dentro de las cuatro bestias divinas se encuentra un núcleo conocido como piedra guía. En el momento en que se descubrieron de nuevo, no hubo forma de activarlas y las bestias permanecieron inertes. En consecuencia, se dio prioridad a la búsqueda del dispositivo necesario para activarlas. La princesa Zelda y la sheikah Prunia descubrieron en un lugar llamado el Santuario de la Vida un pequeño objeto rectangular al que Prunia bautizó como Piedra Sheikah o Tableta Sheikah, que al colocarse sobre las piedras guía de las bestias divina daba la orden de activarlas. Una vez en movimiento, cada una sería confiada a uno de los nuevos elegidos como campeones para pilotarlas.

Impa le confió el estudio de la Piedra Sheikah a la Princesa Zelda., iniciando así el entrenamiento y las labores de investigación para enfrentar a Ganon.

Si quieres ver cómo continua esta historia, por dónde se dirigieron lo héroes, qué fue de ellos y todo el resto de la historia de Zelda Breath of the Wild, suscríbete a nuestro canal, porque pronto subiremos la segunda parte donde contaremos todo lo referente al Gran Cataclismo y “El Despertar del Héroe”. Nos vemos.